Artes Escénicas
Saverio, el cruel

Síntesis Argumental

Saverio es un humilde vendedor de manteca al que un grupo de jóvenes burgueses, liderados por Susana, deciden engañar para mofarse de él. Como parte de la broma pesada, pretenden que Saverio se haga pasar por un coronel despótico.  Roberto Arlt indaga en las relaciones entre clases, y esgrima una evidente crítica al militarismo y a los regímenes totalitaristas de la época.

Saverio, el cruel se estrenó en 1936, 6 años después del primer golpe de estado en la República Argentina.  El 6 de septiembre de 1930 tropas al mando de José Félix Uriburu derrocaron a Hipólito Yrigoyen iniciando un período conocido como “la década infame”. Ese hecho marcó también el inicio de la intervención militar en la política nacional argentina.

Eran los años de entreguerra y el militarismo se encontraba en boga en todo el panorama internacional.  En el mismo año en que se estrena Saverio, el cruel, Hitler se encontraba perfectamente consolidado en el poder y la Alemania nazi era anfitriona de los Juegos Olímpicos de Berlín 1936, Mussolini declaraba la fundación del imperio italiano, y comenzaba la guerra civil española.

Ficha artística y técnica

Intérpretes: Carolina Cano, Ulises Bechis, Paulo Ricci, Selma López, Huaira Basaber, Luciana Brunetti, Silvana Crucci o Cristina Copes y Adrián Airala / Vestuario: Gustavo Mondino / Escenografía: Rosana Giura / Música: Mario Colasessano / Iluminación: Marcelo Allasino / Asistencia de Dirección y Producción: Susana Formichelli / Producción General: Comedia UniversitariaCultura de la UNL / Dirección General: Marcelo Allasino

Historia del espectáculo

Fue estrenado el 19 de noviembre de 2004 en la Fundación Birri de la ciudad de Santa Fe, en la sala del primer piso de la ex estación del ferrocarril Mitre, espacio que fue especialmente adaptado para la presentación de la obra.  Realizó una importante cantidad de funciones en ese espacio, y luego se presentó en la ciudad de Rafaela.  

Dijo la crítica

“Cabe destacar también los méritos del vestuario de Gustavo Mondino, la escenografía de Rosana Giura, la música de Mario Colasessano, la iluminación de Allasino y la asistencia de dirección de Susana Formichelli.  En oportunidad de su estreno destacamos que el desarrollo del montaje de Marcelo Allasino sigue una gran coherencia hasta el final. Arlt da rienda suelta a sus deseos estéticos, a su concepto del teatro, y Allasino consigue presentarlo como una consecuencia lógica del desarrollo de la obra. En su montaje se asiste al proceso interior del autor y se aceptan fácilmente todos los desequilibrios literarios que nadie como Arlt supo resolver.

El cerebro tiene secuencias simultáneas, como recordaba Borges; la escritura, inevitablemente, las tiene consecutivas. El teatro, que es la vida, debe saber ofrecer ambos aspectos de la creación. En este caso se ha logrado, y de manera soberbia. Allasino, en «Saverio…», siembra rigor en el resultado.”

Roberto Schneider, El Litoral

Siguiente Proyecto
Artes Escénicas
Kilómetro Dos Veintiocho