Gestión Cultural
Secretaría de Cultura de Rafaela
A lo largo de la gestión de gobierno 2011/2015 de la Municipalidad de Rafaela, la Secretaría de Cultura, a cargo de Marcelo Allasino, presentó año a año sus informes de gestión.  Están reunidos en estos cuatro volúmenes.

Marcelo Allasino fue secretario de Cultura de la Municipalidad de Rafaela desde diciembre de 2011 hasta diciembre de 2015.  En sus cuatro años de gestión se destacan importantes logros que hicieron de Rafaela un polo cultural de referencia regional y nacional.  La creación de la Feria de Artesanías, Arte y Diseño, la Milonga El Tropezón, la Fiesta de las Culturas, el festival La Perinola, el certamen Desde el Sur, programas como Itinerarios de arte y Arte Rafaelino a Cielo Abierto, el Registro Cultural de Rafaela, el fortalecimiento del Fondo Editorial Municipal, los Carnavales Rafaelinos, los festejos y talleres barriales, programas como Artentapiales, Verano en Rafaela, la Bienal Nacional de Pintura y el Festival de Teatro de Rafaela transformaron a Rafaela en una Ciudad de Cultura.  A estos logros se suman la inauguración del Complejo Cultural del Viejo Mercado, la creación de la Escuela Municipal de Artes Escénicas, entre muchos otros.

Dijo Allasino sobre su gestión al frente de la Secretaría

“Los ejes de acción que nos propusimos desde el inicio de la gestión, dan impulso y continuidad a una tarea política y de gestión que pretende potenciar a Rafaela como Ciudad de Cultura.  Las numerosas y diversas acciones concretadas sostienen con contundencia esa visión de ciudad, y proyectan a Rafaela como una comunidad inquieta, diversa e inclusiva, en permanente desarrollo desde lo educativo y lo cultural.

Este modelo de ciudad es un logro colectivo: no sería posible sin la implementación de una política de puertas abiertas inclinada al diálogo y permeable a las ideas de todos.

La prolífica actividad que se evidencia no concierne a propuestas surgidas e impulsadas de manera exclusiva por la Secretaría, sino que obedece en común medida a las inquietudes e impulso de los hacedores artísticos independientes que crean y producen en la ciudad, a numerosas instituciones y gestores que movilizan la circulación de bienes culturales, y que articulan proyectos compartidos con el municipio.

En tal sentido, podemos mencionar las reuniones que se realizan periódicamente con representantes de distintos sectores en el ámbito de la Secretaría, como el caso de las agrupaciones artísticas del carnaval, grupos e instituciones vinculados a las artes escénicas, artesanos, con el afán no solo de crear espacios de diálogo y de construcción colectiva, sino también de involucrar a los hacedores directos en la organización conjunta de diferentes proyectos que lleva adelante la Secretaría, como los Carnavales Rafaelinos, la Feria de Artesanías, Arte y Diseño, o el Festival de Teatro y la Escuela Municipal de Artes Escénicas.

Queda claro que la cultura local, fortalecida por la multiplicidad y diversidad de sus actores, funciona como una red y crece por el trabajo mancomunado entre lo público y lo privado. Estas numerosas acciones son prueba de que el municipio y la comunidad artística y cultural de Rafaela construyen solidariamente una identidad propia, distinguible de otras y que hacen de Rafaela un centro en permanente evolución, de relevancia cultural en la región, el país y el exterior.”

Rafaela como polo cultural regional

La cultura al alcance de todos

Los artistas locales como prioridad

La gestión interna

Algunos números

Dijo Allasino en su discurso de fin de gestión

“Creo en la posibilidad de una nueva política, más comprometida con el bien común y menos preocupada por los deseos personales, más dedicada al trabajo que a asegurarse lugares dentro del estado, que reúna palabra y hechos con coherencia y decisión. 

Creo en los proyectos que escuchan todas las voces y se hacen eco de lo mejor de ellas.  Creo en los proyectos que se cuestionan a sí mismos.  Creo en los espacios colectivos abiertos al disenso.

Creo en el poder de una gestión que pone la mirada en la gente y que la escucha.  Creo en los funcionarios y directores y coordinadores y empleados que saludan con amabilidad y atienden los llamados telefónicos, responden los mensajes, abren las puertas, reciben a la gente, dan la cara, hacen coincidir sus palabras con sus acciones.  Y que saben hacer su trabajo, y son buenos haciéndolo.

Creo en los equipos en los que hay afecto, ese que transforma el compromiso laboral en entrega apasionada.  Creo en los proyectos en los que hay respeto por el otro, respeto por lo hecho, por lo pensado, por lo expresado.”

Siguiente Proyecto
Gestión Cultural
Instituto Nacional del Teatro